AFELMA examina la normativa sobre seguridad en caso de incendio

AFELMA examina la normativa sobre seguridad en caso de incendio

Conclusiones para el mercado: las fachadas son importantes para la seguridad, se debe ser exigente con los humos y con los edificios de difícil evacuación

Según AFELMA (Asociación de Fabricantes Españoles de Lanas Minerales Aislantes), el Real Decreto 732/2019 de diciembre del pasado año, que modifica la sección SI2 de “Propagación exterior” en caso de incendio del CTE, permite al mercado extraer tres claras conclusiones:

1ª) Las fachadas, con la proliferación de los sistemas SATE y de cámaras ventiladas, juegan un papel primordial en la seguridad edificatoria, más allá de toda duda y debate. Desde el rigor, es preciso destacar que el nuevo DB SI promueve el uso de sistemas o materiales que no contribuyen al incendio o no lo hacen de forma significativa (A1 o A2 según las Euroclases) o niveles en los que se integran los productos combustibles con un potencial energético creciente (B representa el potencial energético más bajo entre los combustibles).

De este modo, en rigor, el nuevo DB SI consagra el uso de determinados materiales, como las lanas minerales, en alturas de más de 18 m o desde 10 hasta más de 28 m, dependiendo de si se emplea sistema SATE o fachada ventilada. La adopción de esta decisión pretende proteger a las personas y bienes y facilitar la evacuación y el trabajo de los servicios de emergencia que, de otro modo, tendrían dificultades para operar.

2ª) Sin embargo, cuesta entender por qué si se protege la seguridad con materiales  clasificados A y B, el regulador opta por permitir materiales s3, es decir, que emiten humos que provocan una elevada y rápida opacidad, dificultando la evacuación. Deberá ser el mercado el que empleando materiales s1 (escasa y lenta opacidad) busque una solución coherente. No debemos olvidar que, por otra parte, son los humos los que causan un mayor número de víctimas.

3ª) Aparte de la permisividad de los humos, el nuevo DB SI presenta una regulación deficiente porque no contemplan los usos de los edificios (hospitales, colegios, residencias de ancianos…) con sus consiguientes dificultades de evacuación, ni las problemas de acceso de los servicios de emergencia en cualquier edificio, independientemente de la altura. En estos supuestos también deberá ser el mercado el que promueva soluciones y el uso de materiales que mejor protejan a las personas y a los bienes.

2020-01-30T14:10:48+00:00enero 29th, 2020|Blog, Lanas minerales, Protección contra incendios, Rehabilitación|